Reportaje: La historia de un movimiento

¿Te interesa la psicología y la ecología? ¿Te has preguntado alguna vez hasta qué punto afecta a nuestro bienestar la relación con la naturaleza? Desde Ecomoda Low Cost te queremos acercar a una nueva corriente psicológica que está llegando a nuestro país: la Ecopsicología. Una de nuestras redactoras ha estado recientemente en un seminario de la Scuola di Ecopsicologia, en Italia, y quiere compartir con vosotros lo que allí ha aprendido.

La historia de un movimiento

EcopsicologíaEl aleteo de las alas de una mariposa en Brasil, tras una cadena de eventos, puede provocar un tornado en Texas“, ¿quién no ha escuchado esta frase del físico Edward Lorenz? El movimiento de la Ecopsicología ha eclipsado a profesionales de todos los ámbitos desde California, hasta Australia, pasando por Sudamérica y Europa. La Scuola di Ecopsiocologia nació en Italia en el 2004, fundada por Marcella Danon y ahora, está llegando a nuestro país.

“La idea de ser distintos al medio ambiente, es una ilusión, una locura” Belén Mayam nos contaba estos días sobre el concepto de “Ecopsicología”. Y nos hizo ver que es muy intuitivo, pues nace de la unión de los preceptos de la ecología a los de la psicología como forma de potenciar el desarrollo humano y personal. Para este pensamiento el camino del desarrollo personal pasa inevitablemente por sanar y alentar la relación humana con el medio en el que vive y al que pertenece, la naturaleza. En este contexto, la crisis a la que se enfrenta el hombre hoy en día es fruto de esta desconexión y el modo de salir de ella airosos es, pues, recordar esta unión y volverse de nuevo conscientes de que necesitamos de la naturaleza y ella de nosotros para poder vivir de forma acorde a las necesidades de ambos.

La Ecopsicología nació en California en los años 90 y todavía esta en su fase de definición como movimiento. Podríamos entenderla como el resultado de la acumulación de múltiples sabidurías que han desembocado en un camino común, siendo este el resultado de la confluencia de muchos ríos y riachuelos que desembocan, juntos, en una gran cascada. Esos riachuelos tienen fundamentos de todo tipo y tocan áreas del conocimiento humano de toda índole. La Ecopsicología aboga por “la necesidad de una perspectiva ecológica aplicada a la totalidad de la realidad“, conclusión a la que llega siguiendo varios caminos.

Marcella Danon nos daba algunas pistas en una entrevista (pincha aquí para acceder a parte del contenido). Cuando le preguntábamos que cuáles son los aspectos “enfermos” que nos han conducido a la actual crisis, ella respondía claramente: “el antídoto es reconocer la misma dignidad de la esfera racional que de la emocional“. Añadía a continuación, otra clave: “Equilibrio, sencillez y sabiduría“.

Marcella Danon es una escritora, periodista y psicóloga italiana y fue la primera persona que habló y escribió sobre Ecopsicología en Italia con su libro: Ecopsicologia. Crescita personale e coscienza ambientale, además de otras obras y artículos sobre el tema. Forma parte de la International Community for Ecopsychology (ICE) y de la European Ecopsychology Society (EES, Società Europea di Ecopsicologia en italiano) y es formadora del Máster en Ecopsicología que se ofrece desde Italia. Ella creó en el 2004 la Scuola di Ecopsicologia en Osnago (Italia), y en el 2005 junto a Jorge Conesa Sevilla – ecopsicólogo estadounidense- creó la Società Europea di Ecopsicologia.

Actualmente la Ecopsicología está situada en la escena internacional como un movimiento espontáneo al que se adhieren psicoterapeutas, psicólogos y educadores sensibles con la temática. En los EEUU se ha extendido desde California y ha calado profundamente en Canadá. En Europa, se lucha por su reconocimiento y difusión (Inglaterra, Alemania, Finlandia, Italia, España…) y en América del Sur hay centros en Uruguay, México , Costa Rica y Brasil. También se conoce en algunos puntos de Australia.

Como decíamos, la Ecopsicología guía a las personas en un viaje de crecimiento personal en el que cada uno entra en contacto con sus valores y talentos y comprende cuál es la contribución que puede y quiere dar a la vida. Así, se defiende que la visión ecocéntrica permite reconocer las interconexiones que nos unen con el resto de la creación y aprender a actuar conscientemente, de forma creativa y responsable. (Belén Mayam nos ha dejado una aportación muy interesante sobre este punto: “La práctica de la ecopsicología”, pincha aquí para acceder). De este modo, toman forma los tres campos en los que pretende actuar este movimiento: la psicología, la educación y las empresas y organizaciones no gubernamentales, así como institucionales.

También hablábamos de la introducción de esta disciplina en la educación con Lourdes Rad en estos días . Ella es profesora de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la Universidad de Burgos, además de “leader de Danzas de Paz Universal” y “trabajadora” en proyectos por la paz a nivel internacional. Para ella, “lo más importante es que los niños de hoy estén educados en estos valores para que los tengan integrados cuando sean los adultos del mañana“. Y charlando de todo un poco, a la pregunta de qué es la ecopsicología, Lourdes respondía que “la ecología se une a la psicología para traer conciencia y cambio real a la humanidad y al planeta en un momento crítico para ambas“. Y es que su modo de trabajar con los alumnos es introduciendo “valores de respeto hacia todo y hacia todos, de cuidado con el medio ambiente y de necesidad de mayor conciencia“.

Estamos trayendo a España una disciplina con una proyección internacional que aún no se conoce.” Lourdes conoció la Ecopsicología porque “un grupo de amigos que trabajan en el ámbito del desarrollo personal” la invitaron a incorporarse “al equipo que iba a poner en marcha la Escuela de Ecopsicología de España“. Ese “grupo de amigos” está formado por varios psicólogos que trabajaban desde hace años en el ámbito de la Ecopsicología, aunque ellos no lo sabían.

De este equipo, forman parte Luz y Quique, que son los propietarios del Centro de Ocio, Turismo y Formación “La Lobera de Gredos, una casa rural en medio de la sierra de Gredos donde imparten cursos de desarrollo personal en la naturaleza. Ambos son Psicólogos titulados y especializados en Desarrollo de la Inteligencia Emocional, con mas de 25 años de experiencia. Forman el equipo Kiluz e imparten en La Lobera cursos de autoestima, reducción de estrés, comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, creatividad y relaciones humanas. Luz descubrió la ecopsicología en un libro (La buena crisis, de Jordi Pigem), y en seguida se puso a investigar en la red sobre el tema. A pesar de no controlar demasiado la tecnología, la sinergia inevitable de las interconexiones de la red hicieron posible que encontrara la Escuela Europea de Ecopsicología, y a Marcella.

Cuando Luz fue descubriendo toda esta red de profesionales y de pensadores que habían trabajado y teorizado sobre lo que ella llevaba trabajando tantos años, pensó “que había encontrado a su família“. Se puso en contacto con Belén Mayam y comenzaron a descubrir juntas que “no estaban solas”. Belén también es psicóloga y vive en Finestrat, un pueblo de Alicante. Desde allí ofrece cursos, talleres y encuentros de crecimiento personal y de creatividad. También trabaja en la línea del desarrollo personal en contacto con la naturaleza y en estos momentos está trabajando en la fundación de la Escuela del Sol desde donde se promueven actividades en la línea del crecimiento personal, del arte y de la ecología. Le apasionó la idea. Entonces se embarcaron juntos -Luz, Quique y Belén- en la aventura de conocer de qué trataba la Ecopsicología y cuánto tenía que ver con lo que ellos venían haciendo desde hacía años. Jara, la hija de Luz y Quique también viajó a Italia con ellos. Allí, en la primavera de 2010, conocieron personalmente a Marcella y comenzaron su formación sobre Ecopsicología desde la EES.

Jara es licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca. Al acabar la carrera se especializó en Psicología Positiva y Coaching. También es Técnico en Terapias y Actividades asistidas con Animales y Naturaleza y actualmente está realizando el Master de Ecopsicología en la EES (Escuela Italiana de Ecopsicología). Se crió en “La Lobera de Gredos“, donde ahora ve “el lugar que será la sede de la Escuela Española de Ecopsicología ya que para este tipo de trabajos el entorno es muy importante y La Lobera crea un marco privilegiado para desarrollarlos“. Ella lo tiene claro: “Cada vez hay más desequilibrios emocionales y ecológicos debido al alejamiento de las personas de su entorno natural. La ecopsicología busca retomar este contacto para un beneficio mutuo ya que el desarrollo humano solo es posible si va unido al cuidado del planeta.” Con 25 años y esta formación, cree que el cambio de actitud necesario “empieza por mirar con otros ojos nuestro entorno más cercano y apreciar lo que nos aportan todas esas pequeñas cosas” y cuando le preguntamos sobre cómo llevar estos valores a las ciudades del siglo XXI contesta que “en realidad la Naturaleza está por todas partes, desde las palomas de la plaza, las plantas de tu terraza, los árboles de la avenida…” y que “sería importante fomentar este tipo de espacios para que la vida en la ciudad sea más sostenible a nivel emocional“. Sin duda, toda una declaración de principios.

Pero Marcella también nos comentó otros proyectos específicos en el marco de la Ecopsicología en Italia. Uno de ellos, se promueve desde la sede de la propia Scuola di Ecopsicogia: “Equilibri naturali. Ecopsicologia nei Parchi”. Se trata de un proyecto que promueve el “equilibrio natural” con un doble objetivo: a nivel local promover la zona y las estructuras relacionadas con el uso natural (senderos, centros de visitantes), y a nivel mundial la sensibilización y educación para el despertar de un sentimiento de pertenencia al mundo natural y la distribución del planeta. (pincha aquí para más info). Otro es What’s your tree?, proyecto que está naciendo en estos momentos en colaboración con la Scuola di Ecopsicología. En cualquier caso, está claro que este es un momento de eclosión para este nuevo movimiento.

Parece que el fruto de la Ecopsicología ya está lo suficientemente maduro como para ser “consumido” por la humanidad. Si las alas de aquella mariposa se llevan moviendo lentamente desde que el ser humano pisó la tierra, parece que en los últimos tiempos se ha acelerado su actividad y quizá, estemos preparados para escuchar y sentir las primeras brisas del huracán que se avecina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s